miércoles, 29 de diciembre de 2010

Diario

I vo pensando: e nel pensar m'assale
Una pietà si forte di me stesso,
Che mi conduce spesso,
Ad alto lagrimar, ch'i non soleva.

«Cuando camino pensando, me asalta una compasión tan fuerte de mí mismo que a menudo he de llorar intensamente, cosa que no solía hacer». [Petrarca, canción, 21.]

Lo cita Schopenhauer en "El Mundo como voluntad y representación"
Hay hombres que lo piensan todo.
NO ES SABIDURÍA, NO ES INTELIGENCIA ¿QUE DIABLOS ES?
Camino pensando.

Cada día más lejos de la gente, eso causa desesperación y lo pone a uno más simpático, simpatía por esa desesperación del alejamiento del sentido común. El aforismo más desesperado de Lichtenberg ilustra ese alejamiento , aunque nunca abandona su brillante humor:

“Nada me molesta más en mi conducta que tener que ver el mundo como un hombre común, pues sé que lo ve de manera equivocada.”

Sapere aude, ( Horacio, Epístolas), Kant toma esta cita de Horacio “atrévete a saber….” En ¿Qué es Ilustración?

Sí el saber, bien, bien, pero el atreverse que esta primero ¿qué rol juega?
¿Qué es la Ilustración entonces? , ignorar el atreverse por miedo a desenamorarse del saber. La ilustración es fundamentar la dirección teológica cristiana hacia adelante, negando a su vez la fe , aunque esta paradójicamente es la única fuerza que guía hacia adelante...

¡Y a nosostros que nos importa "el hacia adelante"! , estamos para que el dolor se nos repita.



..

domingo, 26 de diciembre de 2010

Diario

“Progresivamente intentaré agrupar todo lo que hay en mí de indudable, luego lo creíble, luego lo posible etc . Es indudable mi avidez por los libros. No tanto por poseerlos o leerlos como por verlos, por convencerme de su permanente existencia en los estantes de una librería. Si en alguna parte hay varios ejemplares del mismo libro cada uno de ellos me alegra. Es como si dicha avidez partiese del estómago, como si fuese un apetito descaminado. Los libros que yo poseo me dan menos gusto, en cambio me alegran ya los libros de mis hermanas. El deseo de poseerlos es incomparablemente menor, casi inexistente”. (Kafka . Diarios)



Por esto siempre he creído que hay algo más en los libros que el acto de simplemente leerlos (Kafka el intuitivo, el rey, lógicamente ya lo sabía), ese hecho a pesar de ser pensado como su finalidad enmascara toda una serie de deseos ocultos que les rodean. El mundo oral desde Homero hasta Mahoma es fascinante pero sólo por su oscuridad (y que de pronto paradójicamente un libro lo obliga a encenderse).. Pero los libros, tan occidentales, tan materiales, (a pesar que esa materia fetichista descoloca con lo que transmite), manifiestan en ese espíritu áspero que viene de otro lugar para depositarse, para agraviar, para contaminar, un olor que ya lanzado, pudre de cultura al mundo seco, que solo vive . El pasado es la excusa más bella que se ha inventado y el libro, el objeto que se muestra, que engaña , que puede envenenarnos por completo.



“Si Nietzsche, Proust, Baudelaire o Rimbaud sobreviven a las fluctuaciones de la moda, se lo deben a la gratuidad de su crueldad, a su cirugía demoníaca, a la generosidad de su hiel. Lo que permite durar a una obra, lo que le impide envejecer, es su ferocidad. ¿Afirmación gratuita? Considérese el prestigio del Evangelio, libro agresivo, libro venenoso entre todos” (Cioran, Silogismos de la Amargura)



*****



¡A que flagrante extinción de la gramática hemos asistido! pero no lo advertimos . Las palabras casi siempre mueren solitarias, por ejemplo hoy gozan de ferviente salud , la libertad , la inteligencia, la innovación. El emprendimiento .

.
¿Pero hoy quién habla de la voluntad? , no se le comprende y si se le hace solo se le entiende como subsidiaria de la libertad, ¡que vulgar error! , la voluntad casera de un concepto teológico -político. La voluntad es animal en tanto que no responde a nada, arrastra tanto a fenómenos como a noúmenos, es fuerza y por esto no se avasalla frente a conceptos políticos. No emprende ni progresa, si se le puede achacar algún fin, solo podríamos decir que quiere conservarse, es poderosamente sutil y básica, el sujeto, juguete de la modernidad, ha aplacado su bestialidad, quizás en unos años mas ya no se le reconozca. Y como el latín nos muestra que la voluntad es querer, se cree que ese querer está al servicio de algo que quiere , algo que somete ese querer, pero el querer es una fuerza al parecer superior de ese algo ficticio y gramático que se apodera de lo querido. El ser es querer. No hay Buda que impida este dolor. La gramática duele.


.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Notas navideñas


Julia Margaret Cameron: Natividad, 1865


Todas las ideas , las figuras morales y metafísicas desde las más horrendas hasta las más claras han surgido de esa extraña hora , ese momento previo al dormirse en que uno comparece ante sí mismo y no escucha respuesta , ya que la esencia de ese momento es mostrar la soledad mas absoluta. Una soledad de la cruz. (Imaginando que ese clímax occidental fuese cierto) que todo el sentido de lo humano está en ese momento de la cruz. Soledad del hombre frente al mundo, pérdida de sentido.

No siento absolutamente ningún sentimiento diferente en navidad, nunca ha significado nada, no por una rebeldía anticristiana, estamos empapados de los apóstoles, ¿la historia es eso no?, sino que toda esta locura se inscribe en el deseo del hombre de no perder sus momentos festivos , los pocos símbolos que le quedan se mantienen en las pruebas económicas. El símbolo que no mantiene en el pueblo ningún valor, en la fiesta se vivifica, emborracharse, llorar, cenar con la familia, bailar, actuar de compasivo, etc. Romper aunque sea un momento con las prohibiciones.

"Si la historia no fuera siempre una teodicea cristiana disfrazada, si se hubiera escrito con más justicia y más fervor de simpatía, estaría muy lejos de poder prestar hoy el servicio para el que se emplea , a saber, como opio contra toda tendencia revolucionaria e innovadora".(Nietzsche , Consideraciones Intempestivas III)


Que poca sintonía queda con el pueblo, lo único que queda es compadecerlo, pero ese sentimiento al parecer tan artificial no sirve de nada. El sentimiento aristocrático es tan poco grato hoy en día, no se entiende (jamás se hará). Como deben haber sufrido los griegos descubriendo por un lado la universalidad y por otro enfrentándose a la poca delicadeza de las masas, a la dirección esquizofrénica del cardumen. ¿Cómo compaginar eso?. Con una religión que en su escudo lleve la insignia de la humanidad. Qué extraño concepto “humanidad”. Filosóficamente soterrado ¿biológico? en el mundo de las ideas el comportamiento mitocondrial, es irrelevante. Para conservar la humanidad es indispensable un gesto trascendente. Pero la maquinaria de la trascendentalidad ya no funciona, hasta los poetas la han abandonado ya que han pactado finalmente con las cosas, intentando que la sucia cotidianidad le hable algo con sentido , ya no hay nada que seduzca al hombre hacia algo trascendente (por suerte), pero sin ese infante elemento no hay posibilidad de canonizar ningún concepto. Por eso la religión no muere. ¿Si es necesaria? Lo ignoro. Ya que el relegamiento sufre en contextos de desfallecimientos crónicos como los actuales. La esencia de la religión se instaura en algo totalmente antirreligioso, el individuo (un medio mutado en fin). Y el individuo Kierkegaard protestaría ya que ama tanto a dios y lo absurdo de lo trascendente, pero lo ama desde el odioso “individuo Kierkegaard”.


El psicoanálisis nos hace desfallecer aunque intente esperanzarnos. No es que la razón pierda espacios sino que pareciese que fuese irrelevante, ya que la irrelevancia consiste en enmascarar la lógica y la técnica, producto del pensar hipertrofiado, aunque sin dejar de seguir inflamándolas de poder y sin confesarle aún que su mando es difuso.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo, esa frase no sólo derrota cualquier intento de filosofar profundamente sino que además degüella toda la antigüedad de un zarpazo. Funciona, y pareciese que eso fuese lo relevante, como una contención hídrica en invierno. Sin saber, eso sí, cuando y como sucumbirá.

“Por poco que la ciencia ponga de su parte, lo real se extenderá, y la religión tendrá entonces muchos más motivos aún para apaciguar los corazones. La ciencia, que es lo nuevo, introducirá montones de cosas perturbadoras en la vida de cada uno. Sin embargo, la religión, sobre toda la verdadera [la romana], tiene recursos que ni siquiera podemos sospechar. Por ahora basta ver cómo bulle... Se tomaron su tiempo, pero de pronto comprendieron cuáles eran sus posibilidades frente a la ciencia...Y sobre sentido conocen bastante, ya que son capaces de dar sentido a cualquier cosa: un sentido a la vida humana, por ejemplo”. (J. Lacan en El triunfo de la religión)


La navidad es un escenario perfecto para que el producto se desarrolle, se relaje, deje su eficacia de lado y solo entregue placer. La navidad es el pretexto que permite el desarrollo del arcaico instinto del Don del que hablaba con cierta propiedad Marcel Mauss. Ya que la navidad (poco importa si es una fiesta de amor) es donde las empresas, atentas a la sabiduría mecanizada de su tiempo y el marketing son la escolástica iluminadora, son los responsables de este “hipertrofiado” Potlatch capitalista. Originalmente el Potlatch era un regalo primitivo agonístico, estudiado certeramente en su dimensión antropológica por Mauss , principalmente para humillar al favorecido , ya que este regalo ampuloso no puede ser igualado, no puede ser retribuido por el beneficiario y se refleja en esta enigmática frase que arrastra no solo las variantes económicas arcaicas, sino que llega hasta la esencia misma del amor: "dar todo para ser todo". (Y habrá que consultar también el ensayo de Bataille, “La parte maldita”, o sería interesante una asociación entre Potlatch y lujo, en Lipovetsky o mas didácticamente el status en el certero Alain de Botton )

Justamente en la navidad, con el nacimiento del hijo del hombre se trata con armas orientales de reorientar la vieja deuda del hombre con dios, ya que el “Potlatch” monoteísta consistía en regalar algo no factible de retribuir, la deuda eterna que generaba el devenir proyectivo de la historia, el pecado original era un intento por tratar de compensar ese Potlatch, sin embargo ,ese pequeño hijo del pesebre trata de generar nuevas reglas , a través del amor y la universalidad . Fundó entre animales y fardos secos el principio de la humanidad. La diatriba y el desencanto griego les dieron el lenguaje a esos rústicos deseos. Bueno y aquí estamos, creyéndole sin creerle.


.

lunes, 20 de diciembre de 2010

jueves, 16 de diciembre de 2010

Embaucar a la burocracia con Walter Serner



Christian Schad , Retrato de Walter Serner (1916)

En mis constantes incursiones con la cotidianidad he tenido que hacerme exámenes médicos, ya sé por mi propia voluntad hacer medianamente los trámites, pero las mujercitas burocráticas se ríen entre sí de mi ignorancia con respecto a todo lo relativo a seguros, previsiones y demás cuestiones de la esoteria administrativa, y a cada pregunta que les hago (que deben ser de una estupidez escalofriantes, se miran entre ellas y se sonríen) . Podría dedicarme a aprender todo lo relativo a esta selva administrativa en un par de días , pero me he negado por años , ahora caigo en esas redes de escritorio que todo lo saben acerca de cómo se administra la salud y me tratan como el hombre más estúpido sobre la tierra, (y efectivamente en esta materia lo soy y no descarto que en varias otras también)

Lo cotidiano, es en lo que fallo a veces, cuando eso cotidiano se organiza de tal forma que toma representaciones complejas que hay que resolver con extraños algoritmos, que solo los criados en el gran circo de la eficiencia pueden dominar, esto me es una forma nueva de vida, y ahora me encanta , la estupidez del saber ultra práctico me fascina , no lo necesario para agilizar una burocracia, sino la verdadera devoción por ese saber que los empleados ejercen tras ella. La organización del destino, la domadura del organismo, el sacrificio de la tragedia.

Ya he logrado avances significativos en los archivos de la aglomeración médica. Luego con seguridad, debato, jerarquizo planes, disfruto tanto que incluso dado su costo, mando a hacer dos o tres exámenes de orina (porque me son extrañamente gratis, ¿lo serán efectivamente?).

Pero lo único que puedo oponerle a estas damas de sonrisa fácil es pensar adecuadamente y guiarme con el Manual de embaucadores de Walter Serner, que llevo en mi caminata coja como alpiste ligero para aves que demandan salud, no de conocimiento clínico sino de tristes cantos alegóricos de dolor. Este alpinista que me guía con seguridad para afrontar las dadaístas cimas de la burocracia, aplaca las sonrisas burlescas de la oficina y dan paso ,aunque sea por un momento, a mis sonrisas de labio tieso, sonrisas de la gran salud, sin papel ni gestiones.




“No permitas que tu vida se vuelva demasiado regular. Podrás encontrar satisfacción en ello y en un año tener una panza y un hijo. Todo derrumbe ocurre de prisa. Y a menudo cae el más fuerte sin poder ponerse de pie de nuevo”


“Ejercita cada día tus ojos poniéndote frente al espejo. Tu mirada debe aprender a posarse silenciosa y pesadamente sobre el otro, a disimular con velocidad, a aguijonear, a protestar. O a irradiar tanta experiencia y sabiduría que tu prójimo te dé la mano temblando”.


“En aquellas inevitables horas en que te invade la nostalgia indomable por calma interior, el asco hacia ti mismo -que por lo demás, te hace particularmente lúcido frente a lo desastroso de tu estado y dolorosamente consciente de la Gran Nada-, en esas horas bebe dos tazas de chocolate caliente, trágate una aspirina y ve a la cama. (Estas horas se podrán eludir si la predisposición a tales recaídas espirituales, surgida del mal sueño o el esfuerzo excesivo, pudiera a su vez ser evitada).


“Las personas interesantes (por decirlo así) son siempre un poco brutales”.


“Haz como si tomaras la vida en serio. Los listos, si te creen, te considerarán digno de confianza; si no te creen, te tomarán por listo”.


"Durante siglos, a todas las cosas se les suscribieron profundidades que en verdad nunca han tenido. Esto ha sido la causa de grandes desgracias. Banaliza todo; cosecharás éxitos y sembrarás oportunidades."


“Aquel que afirma que la vida es bella y los hombres buenos es, o bien un imbécil, o bien uno del que deberías tener mucho cuidado.”


“No respondas a quien entra en debates. Sólo quien monologa podrá, quizá, decirte algo”.


“Acto final: el mundo quiere ser engañado. Y se pondrá seriamente furioso si no lo haces”.



Extractos de "Última relajación: el Manual para embaucadores o aquellos que quieran llegar a serlo". Handbrevier für Hochstapler und solche, die es werden wollen de Walter Serner publicada en marzo del 2007 en El Malpensante). Muy poco hay de él en español. Peter Sloterdijk lo aborda en su “Crítica de la razón cínica” en el capítulo sobre el dadá.

.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Diario




Pensando en ese sentimiento extraño cuando uno nota que supera al padre, como judío medianamente adinerado Freud lo sintió en su viaje a Atenas, cada uno lo ha sentido de diferente forma, dependiendo de lo que hay que vencer, en mi caso el día que decidí no avergonzarme de que leía y de ocultar mis constantes visitas a la biblioteca (las cuales no eran mencionadas sino con el nombre de visitas a cualquier otro lugar) ¿que había frente al padre? Misericordia y culpa por superarlo. Nuestra economía psíquica lo predispone así y está dispuesta arruinarnos cualquier panorama cultural en función de superar al padre. Los hijos de comerciantes somos eminentemente compasivos cuando vivimos de la cultura y despreciamos lo que nos solvento esa devoción, nuestros padres no han vivido de ella y hemos hecho todo lo posible por no herirlos. Por esto a “Dios”, el gran padre ilusorio, le hemos tratado de esa misma forma, tememos superarle y es en ese temor en que se sustenta nuestro constante temblor al cielo vacío. Por compasión con el creador es que no le superamos… y el que se atreva no tardará en ser castigado.



“Pero aquí nos cae en las manos la solución de un pequeño problema, el de saber por qué nos estropeamos ya en Trieste el contento por el viaje a Atenas. Tiene que haber sido porque en la satisfacción por haber llegado tan lejos se mezclaba un sentimiento de culpa; hay ahí algo injusto, prohibido de antiguo. Se relaciona con la crítica infantil al padre, con el menosprecio que relevó a la sobrestimación de su persona en la primera infancia. Parece como si lo esencial en el éxito fuera haber llegado más lejos que el padre, y como sí continuara prohibido querer sobrepasar al padre... Nuestro padre había sido comerciante, no había ido a la escuela secundaria, Atenas no podía significar gran cosa para él. Lo que nos empañaba el goce del viaje a Atenas era entonces una moción de piedad. Y ahora ya no le asombrará a usted que el recuerdo de la vivencia en la Acrópolis me frecuentara desde que, anciano yo mismo, me he vuelto menesteroso de indulgencia y ya no puedo viajar” (Freud, Sigmund, “Una perturbación del recuerdo en la Acrópolis, en una carta a Romain Rolland )



.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Diario, The Gallagher brothers rules




"El sol del verano que me enloquece

está cayendo sobre todo lo que alguna vez conocí

en un momento, nos despediremos de este mundo

cayendo sobre todo lo que alguna vez conocí

es todo lo que alguna vez conocí

un grito que se apaga no es escuchado

invocando a todo lo que alguna vez conocí

aquí estoy, perdido y hallado nuevamente

invocando a todo …

vivimos un sueño moribundo

si entiendes a qué me refiero

es todo lo que alguna vez conocí

es todo lo que alguna vez conocí

atrapa a los snobs que arruinan las cosas bellas

llora la lluvia que llena al océano

intenté en vano hablar con Dios

lo llamé y así como si nada

le dije “si no vas a salvarme

por favor no me hagas perder el tiempo”

martes, 7 de diciembre de 2010

Diario

Hoy quiero danzar y que los cálculos renales lo hagan al compás conmigo...

Se filosofa mejor al parecer, tras un cólico renal, y cuando me sumo en el dolor no olvido que el espíritu no es nada, porque acallado en un rincón inubicable, se somete al cuerpo y baila al retorcijón de turno.

Y antes de cualquier medicina me alivia que Montaigne sufriese lo mismo y que ese trance lo obsesionara tanto como para saber todo de el, ocupando el trauma en pos de su pensar, además de impulsarlo en largos viajes para descansar en el calor de las termas que pudieran aliviar un poco su dolor. La oposición al fin nos somete al placer, ¿qué sería de un placer infinito sin ninguna oposición, que sería de la enredadera sin el muro donde apoyarse?

El dolor el amigo olvidado…

Luciano en su Prometeo en el Cáucaso: "Me parecía que le faltaba alguna cosa a la divinidad, en tanto que no había nada que oponerle".




“…¿Pero hay algo tan dulce como esa repentina mutación y cuando de mi dolor extremo, vengo, por la expulsión de mi piedra a recobrar, con la rapidez del relámpago, la hermosa luz de la salud, tan libre y tan plena, como al escapar a los más repentinos y rudos cólicos? ¿Hay algo en este dolor sufrido que pueda contrapesarse con el placer de un alivio tan repentino? ¡Cuánto más hermosa me parece la salud después de la enfermedad, tan vecina tan contigua que puedo reconocerlas en presencia una de otra y en el grado más preeminente; cuando se oponen en competencia como para hacerse frente y oposición!” (Montaigne ,Essais, III c.3 "De la Experiencia" )

..

domingo, 5 de diciembre de 2010

Sobre el Witz romántico


Henry Fuseli, La pesadilla (1781)



Estudiando a los "schlegels", espíritus maravillosos de los que ignoraba prácticamente todo. El concepto ideal para los primeros románticos la Simphilosophie. Una filosofía hecha del anonimato autoral pero con la máxima potencia creativa -colectiva . Participantes: Novalis, el teólogo Schleiemarcher, August y Friedrich Schlegel. Del diario literario Athenaeum destaco :


“En expresiones como su filosofía o mi filosofía, uno se acuerda siempre de las palabras de Nathán: ”¿De quién se apodera Dios? ¿Qué tipo de Dios es este , que se apodera de un Hombre?”


“Miradas panorámicas de todo , como lo quiere la moda hoy, surgen cuando alguien ya lo ha visto todo y tan sólo suma.”

“Es igualmente mortífero para el espíritu tener un sistema que no tenerlo. Por lo tanto , hay que decidirse ya por unir a los dos”

“La filosofía marcha todavía en forma demasiado derecha , no es lo suficientemente cíclica todavía”.

“La mayor parte de los hombres son, al igual que los mundos posibles de Leibniz , tan sólo pretendientes con parejos derechos para con la existencia. Los hay muy pocos que existan.”


*********************


“Genio no es cosa del arbitrio, pero si es de la libertad , como el Witz, el amor y la fe que han de devenir artes y ciencias , deberíamos exigir genio a todos , pero sin esperarlo”. Nos dice Schlegel en "Fragmentos Del Lyceum".


El concepto de Witz en Schlegel, es el gran regalo que me han dado de Navidad, unificar lo diferente, un chiste, una contradicción, un ingenio transparente, un arte combinatoria donde a traves de los paraísos poéticos las cosas y el Uno sintonizan, ya que no necesitan estrujarse en composiciones metafisicas rectilíneas para armonizarse. La apariencia se manifiesta en el Witz para abrazar necesariamente el todo, y sin traumas gnoseológicos, sino sumido en el placer de la belleza y el ingenio. Schlegel: “Witz ha de ser espíritu sociable y genialidad fragmentaria”.

El Witz no se conoce ni se intuye, sino se adivina, se presiente, pero debe también perderse, y eso es todo lo que soy, me enamoro de los conceptos… incluso de los alemanes.


***************

Alguien algún día descubrirá el verdadero sentido de escribir, de seguro no serán los escritores famosos.

¿ Y si se tratara de un extraño síndrome? Una nueva epilepsia, ¿no la tenía Dostoievski? No se busca ni verdad ni belleza. Sólo se busca escribir…

A veces se piensa en el lector y es ahí cuando la escritura alcanza su vuelo mas rasante, se domestica todo, ahí se prescinde de escribir, ahí simplemente se demanda un abrazo…y se desanuda el Witz, el escritor desaparece. Lo cotidiano aparece con un derrumbe...


Al escribir se manifiesta una nostalgia de algo que probablemente la humanidad perdió… la desesperación de la pintura rupestre. Despertarse al otro día y ver que la pintura aún se encuentra ahí y seguramente seguirá ahí por milenios independiente que alguien la “lea”. Parece que ahí recién podemos contemplar algo “objetivo”, el grito de un signo que no se escuchó jamás. Dejar a la experiencia en total indefensión, donde el fenómeno puro se mofe.


“existen también los místicos gramaticales…” (Athenaeum, simphilosophie alemana)


.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Diario

“Creo que esta incapacidad de dormir viene sólo de que escribo. Pues a pesar de que escribo tan poco y tan mal, me vuelvo sensible por estas pequeñas conmociones”.

"Sin antepasados, sin matrimonio, sin descendientes, con deseos salvajes de tener antepasados, matrimonio y descendientes. Todos me tienden la mano: los antepasados, el matrimonio y los descendientes: pero desde demasiado lejos para mí"

"El mundo monstruoso que tengo en la cabeza. Pero cómo liberarme y liberarlo a él sin reventar. Y, en cualquier caso, mil veces mejor reventar que retenerlo en mí"

"La forma de rechazo con que siempre me he encontrado, no ha sido la que dice: “no te
amo”, sino la que dice: “no puedes amarme por mucho que desees, porque amas de un
modo desdichado el amor hacia mí; el amor hacia mí no te ama”

“Cuando me he comportado humanamente unas horas, como hoy en casa de Max y después en casa de Baum, me siento ya orgulloso al ir a acostarme”.

(Kafka Diarios)

************************

Kafka escribe como si el mundo no le importara, y aunque se interese un minuto por las instituciones que calman porque lo engloban todo, el mundo es un muro insondable y lo sabe, sin embargo sigue escribiendo. Quizás con la esperanza de lo que escribe no signifique nada y que no sea más que metabolismo. La literatura como un órgano vital que el cuerpo necesita, pero que está totalmente fuera de control.

La literatura es un pre-texto, parta decirse. Lo normal lo contamina todo. La pureza reside en el abismo….pero para que sea realmente un abismo, es deber no ser ni escuchado, ni amado, ni considerado. Está de más ser un hombre.


Uff por suerte que es al revés…una cucaracha se está convirtiendo en mí.


Llevar un diario, hacerse eterno para las personas, incluso a aquellas que lo único que desean es que yo les sea fugaz.


Enamorarse del abismo, prescindir de la persona



*********************


Un agente químico haciendo el mismo trabajo que el éxtasis santo. Estimular una zona cerebral ahorra especular religiosamente. Como si el trabajo de religarse, buscar sentido, ser feliz, sólo fuese un asunto de fontanería. Donde con una buena conexión se puede prescindir de cualquier oración, de cualquier culto, los dioses de antaño asociados al clima hoy prefieren manifestarse en la química. Me río del amor con Apolo navegando por el cerebro.


“Enciende, sintoniza, abandona... ...La filosofía es un deporte en equipo" (Timothy Leary)


***********************

No he tenido ni siquiera un minuto de compasión , me refiero al acontecimiento de compasión que sucede en estos instantes..Seré castigado. No puedo entender una vida sin castigo. No sería vida….la racionalidad enseña a evitar la compasión y es increíble pensar de quien viene:

“Commiseratio in homine qui ex ductu rationis vivit per se mala et inutilis est” (En el hombre que se guía en su vida por la razón, la compasión resulta de suyo mala e inútil). Spinoza

“Ese sentimiento mismo de la compasión y de la simpatía tierna, cuando precede a la reflexión sobre qué sea el deber y se convierte en fundamento de determinación, es pesado aun a las personas que piensan bien, lleva la confusión a sus máximas reflexionadas y produce el deseo de librarse de él y someterse sólo a la razón legisladora.” (Kant Crítica de la razón práctica, parte primera, libro segundo, capitulo 11, 2)


Al final uno compadece por miedo, hay sospechas de que el Otro si es ignorado, finalmente nos devorará.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Diario

El que sepa jugar mejor el juego psicológico saldrá triunfador.

Porque nada hay fuera de uno, solo la idea cristalizada en un cuerpo, en un amor, es la proyección de nuestros deseos internos. Y la profunda esperanza que nuestro amor propio salga dañado lo menos posible. Que lástima darse cuenta que uno solo está enamorado de sí mismo. Se termina toda esperanza en eso, eso que esta afuera esperándonos y que desea nuestro abrazo no sea más que un gran yo proyectado. Y por esto sufrimos, en realidad no somos ni crueles ni malvados, somos inocentes bestias llenas de pulsión que juegan, juegan a creer en lo otro. Pero saben al final que la batalla está perdida, se quiere goce y este surge producto de que nuestro gran carro de voluntad tome cada vez mas fuerza…

Mi cuerpo se acerca por fin a la elegancia de mi pensamiento. Cosa peligrosa. Pero poderosa: Stendhal escribe

“El amor, según lo entiende el mundo, no es amor, es un egoísmo exaltado: es amarse uno en otro”

Reconocer el monstruo desatado que se tiene no es virtud, pero me gustaría no quererme tanto , meditar y racionalizar esa eterna hambre de conquista , pero siempre fracaso, todo el peso de lo que no se puede ni racionalizar, ni nombrar, ni verbalizar, no puede ser resuelto por un simple mortal , la soledad es buena consejera de monstruos.

Por eso es que lo más sublime, el amor, es algo totalmente ignorado y seguirá así a pesar de todas las grandes teorizaciones

Sin embargo dice Stendhal:

“El gran mundo, con sus brillantes fiestas, sirve al amor en el sentido de que favorece este primer paso”

Pues Vamos a esas fiestas… hemos cambiado. Pero no hay fiestas externas , me refiero a que las únicas fiestas que percibo y que puedo catalogar como tal son esos inmensos goce de pulsión interna que piden y que no me dejan con otras armas que satisfacerlo, y en materia de amor solo se satisface ganando. O por lo menos no perdiendo. Se cree perder el objeto del deseo, pero nos engañamos ese deseo solo cambia. Se busca algo que ya estaba perdido en su origen. La jurisprudencia de la madre que incluso ella misma ignora.

Marguerite Duras lo dice todo al respecto creo en su novela corta "Mal de Muerte":

“Quizás la buscaría fuera de su habitación, en las playas, en las terrazas, en las calles. Pero no podría encontrarla porque en la luz del día no reconoce a nadie. No la reconocería. No conoce de ella más que su cuerpo dormido bajo sus ojos entreabiertos o cerrados. Cuando usted lloró, fue sólo por usted y no por la admirable imposibilidad de alcanzarla a través de la diferencia que les separa…De toda la historia usted no conserva más que ciertas palabras que ella pronunció en el sueño, esas palabras que nombran aquello de lo que usted padece: Mal de la muerte.
Muy pronto usted renuncia, deja de buscarla, ni en la ciudad, ni en la noche, ni en el día. Con todo así pudo usted vivir este amor de la única forma posible para usted, perdiéndolo antes de que se diera”.


Lo curioso que al reconocer esta imposibilidad de amar “al otro”, este se recoge, se decepciona y entristece, pero en función de si mismo, de ese mismo energético que ignora pero de la cual también es vasallo. Todo se remite a reflejos de sí mismo. No se sale ni para amar ni para perder, siempre se está ahí agazapado, cuidando algo oscuro que sobrevive en nuestro oscuro fondo. Algo que no habita en la palabras, algo terrible que jamás dejara que amemos a nadie. Un goce inmortal que no cesa jamás y que se enmascara en su silencio, me domina , yo quiero dar , quiero amar , pero eso oscuro que no se domina , ya que no es , actúa sembrándome , cultivándome, silenciándome, él es todo y yo nada.

Soy el sustituto , nadie puede ya amar-me.

.