viernes, 30 de noviembre de 2007

I



Caminando, siempre me encuentro caminando, ahí es el único momento que tomo conciencia de mí, camino como si desoyera las leyes de la naturaleza. Pasé por enfrente de la extraña y humilde iglesia en la cual siempre me detenía por que era la mas solitaria de todas, hace tiempo, cuando la hacia mía, la fotografiaba, pasaba el calor dentro de ella, incluso leía el diario, me tiraba gotitas de agua bendita en la cara, como si la gracia de dios se alejara con la aplastante temperatura de la inexperiencia. Miro esos tiempos ahora con un dejo de inocencia, ahí esta esa pobre iglesia arropada en los humos de la ciudad, para mala suerte de ella, su costado sobresale del perfil de la cuadra así que los borrachines en la noche la riegan incesantemente. Con mi cerveza en lata pasamos por enfrente, bebo eucarísticamente, mi lata es de un color no llamativo, más bien parece bebida (y es bueno que así sea). Ya casi llegando al forestal pasó por mi lado un joven pegándose unas delicadas fumadas a su pulcro pito. Me miró sonriente como queriendo decir: “somos desobedientes, pero pacíficos”. Hasta en esos ridículos gestos uno rompe el pacto social, y el Estado que ronda por ahí puede llevarnos, castigarnos y decirnos: “No te creas un desobediente civil solo por que te tomas una lata de cerveza por la calle”. Aunque si se multiplicara por diez la sociedad pudiera peligrar. Seguí la estela de la yerba, apuré el paso, el olor del joven causó un pequeño gesto de molestia en las ancianitas del sector, y sus perros fieles a sus amas apuraron el paso mecánico, orgullosos de peluquería.
Es básicamente esto, el hombre rechazó sus libertades naturales de hacer lo que le plazca, por la protección de su propiedad privada, sus derechos, sometidos a una voluntad general, ese es el pacto social, el contrato de los primeros liberales, que se rompe en esos pequeños humitos verdes de jóvenes que necesitan la yerba para relajarse un poco y que aquejan a miles de viejas por todo el mundo y sus perros.
Cuando fui la otra noche a la fiesta de la Earthdance me tome una lata al lado de un paco, y el me ignoraba (y parecía disfrutar haciéndolo) esas obligaciones quedan suspendidas, el no estaba atento a mí, ni yo era un ciudadano, era una especie rara de indígena paria ,o campesino experto en trillas del infierno, me vino el recuerdo que en la infancia lo mas alucinante era escuchar esas historias de mi abuelo que se le apareció ya desde muy joven el diablo, al igual que a mí un tiempo atrás , yo le gritaba Jehová , Jehová , para ahuyentarlo ya que mi abuela me lo había recomendado muy tenazmente cuando sucediera , el vagabundo (el diablo ) se retorcía , se sacó la placa dental y bramó furioso. Jehová es un tipo de nombre judío para dios solo que las vocales no están consideradas en su alfabeto hebreo, debe haber venido algún impaciente luterano y le agrego la E la O y la A, (gracias a dios se las agrego o sino no hubiese podido pronunciarla con la facilidad y urgencia que ese momento requería), todo grupo de ángeles tiene un Lucifer , cada sindicato de amigos lo posee, siempre hay alguien a quien se le aparece y debe enfrentarlo, aunque yo prefiero el tigre del cereal matutino al tigre de William Blake.
El policía de la earthdance, (por que en eso iba hasta que el demonillo convirtió las piedras en pisco esa noche afuera del la discoteque), de hecho estaba en otro mundo, quizás pensaba en su hijita recién nacida y se preguntaba que hacia ahí tratando de controlar a un montón de hippies burgueses que arremeten con sus autos entusiastas. Lo cierto que termine de tomarme con jolgorio angelical mis cervezas mientras el policía meditaba. Agradecí a Dios poder contar con una luna tan cálida como la de aquella noche, y Dios escondido tras esas montañas precordilleranas sonreía con su acostumbrada indiferencia dorada. Borracho envalentonado me dije -saldré a defender tu nombre, pero luego me dio sueño y me tire en el pasto. Luego camine, el MC Chico Claudio , gritaba cosas como “somos de la vieja escuela, estamos en el 94” mientras la juventud deliraba con Cypress Hill su duro hip hop junto con el psy trance es lo mas honesto que esa noche escuche. Luego de un rato les dije a los Krishnas de suvenires ,- ya no creo en las vocales muchachos, ellos miraron con asombro, con su paciencia escuchan cualquier frase, hasta la mas estúpida, con tal que les compres su comida. El campo es tan grande que me perdí hasta el amanecer , no encontré mi campamento, todos o estaban borrachos o drogados, tomando esos hongos silocibinicos extraños y además ofreciéndolos a destajos, se alegran de que participes , aunque no saben que la realidad es la cruz con la que cargo, mi psiquis es un trozo de papel de chocolate (Siempre recordare que Kerouac tras recibir una dosis de silocibina del gurú hippie Timothy Leary para curarle su tristeza eterna, había confesado que había quedado peor, y para siempre). Los jóvenes ríen y lloran, pero lo único que esos hongos traen a la vieja mente cansada son colores más vivos y una paranoia paquidérmica, yo a lo mas tomo tranquilizantes, solo para calmar al corazón que se pone tremendo a veces, por mí que no latiera, soy de esos que toman esas drogas que te dejan mirando el horizonte y no la billetera.
Volví y el viejo Dios había puesto la Luna al otro extremo de las montañas, recorrí por horas el campamento, estaba realmente perdido,- los ángeles seguirán cayendo mientras se sientan suspendidos en la molesta orden: “nada de cuerpo”-pensé en mi interior- y me arropé cerca de un árbol. Los Krishnas bailaban alabanzas a su dios, que al parecer ama a los tambores, mi viejo dios estaba descansando, se tomó con seriedad el séptimo día de respiro que es en realidad el hombre-.Ya no alcance a dormir, la noche brillaba como queriendo decir: -déjenme en paz, no me molesten ni me honren, disfruten el sufrimiento que es lo único real, disfruten la música, no necesitan de mis vocales. Las estrellas dibujaban en ese cielo huraño la frase “no hay nadie”. El cielo es sólo una frazada para los aventureros…

1 comentario:

EDITH dijo...

SIEMPRE CUANDO ME METO ATU BLOG..S COMO DESCUBRIR UN MUNDO NUEVO.. DESCUBRIR HISTORIAS QUE ME DEBERIAN INTERESAR UN COMINO.. PERO QUE SON COMO MUNDOS PARALELOS.. CASI COMO UN SECUENCIADA PELICULA..
ESTAS MEJORANDO...
POR CIERTO, charlie parker..sublime