sábado, 10 de noviembre de 2007

De focas y Pokemones



Dos niñas adolecentes se sientan frente a mí en la micro, como sólo había un asiento disponible una arenga a la otra para que se siente en su falda, se coquetean y hablan desvergonzadamente de todo , de la regla, de los pitos o de lo asqueroso de la Nueva Ola. Me miran desafiantes, esperan que a lo menos las repruebe con un guiño , que las aborrezca, pertenecen a esas nuevas tribus urbanas adolecentes, yo las miro sin emitir juicios , en realidad mi cabeza estaba tratando de solucionar otro dilema.
Me acorde que había leído tiempo atrás que ciertas especies de focas árticas duermen a lo mas tres minutos seguidos , ya que su habitad es muy peligroso, o sea su eterno sueño interrumpido las obliga a vivir constantemente afuera .Eso es una de las cualidades que diferencian a los animales de los hombres, mientras los primeros viven en un constante “afuera” ya que el mundo para ellos es un eterno peligro, un eterno sobrevivir que los obliga a estar en una inquebrantable alerta, el hombre puede interiorizarse, relegarse. Irse a su interior, prescindir en parte del eterno mundo hostil. El adolecente es parecido a esa foca de sueño intermitente, necesita, para sobrevivir a ese bombardeo hormonal, residir afuera , constantemente prueba al mundo , tantea reacciones, provoca y trasgrede. Esas niñas necesitaban de su combustible que era mi cara de rechazo, ellas eran lo que llaman curiosamente “Visual”.
Como no notar ese gesto “vichual” como le dicen si yo también tiempo atrás me vestí de todos los colores posibles, que seguía a ese Transformer de Lou Reed que ahora me parece horrendo cuando se pintaba, (al contrario de Bowie que cuando no se disfraza parece precisamente que esta disfrazado).En la música pop el adolecente entre mas visual se va transformando en menos auditivo. ¿Como confiar en su gusto musical, en sus criticas, en su ropa? Recuerdo esa anécdota de Bono que quería nombrar a su disco Pop Pour homme , o sea pop para hombres (en su sentido genérico) , para así alejarse de ese espíritu adolecente, un juego irónico radical que por supuesto ninguna compañía disquera le aguantaría.
Recuerdo con esto mi adolescencia, en mi liceo, cuando con una gran conquista de espacios y en una muy imaginativa jugada para esa época, el centro de alumnos consiguió, en un liceo que no se caracterizaba por otorgar grandes libertades, que los alumnos que quisieran llevaran un casete con su música para, a modo de dj , ponerla en los recreos. Me sorprendían los compañeros que llegaban con su música, desde Danzig hasta Erasure. Desde Motorhead hasta Jimmy Somerville. Cada estudiante que lograba poner su tema en el recreo a todo volumen se sentía orgulloso de su estilo, como cuando en las olimpiadas se entona el himno nacional. Por que mas que escuchar música cada uno predicaba cual era el camino a seguir (y cual pifear). En cada canción se exhibía una declaración de principios, una bandera. Escuchar música, era algo secundario, lo principal era un gesto diplomático, dar a conocer su respectivo “país”, su estilo, su “Vichual”. Ahora comprendo lo que el otro día me dijo un amigo y que yo en primera instancia lo encontré un poco obtuso : “No te puede gustar todo” -dijo, confieso que pensándolo mejor creo que tenia razón, ahora comprendo por que en mis tiempos escolares jamás llegue con mi cassetito para que el encargado del centro de alumnos lo pusiera por los potentes parlantes y esperar que la audiencia fuera benévola con el himno de mi país sónico. Me gustaba todo. Y eso quizás mas que una virtud habla de un gusto estético hambriento pero débil. Me sorprendí tanto cuando escuchaba a DRI como cuando venían los Wailers. Ahora cada vez me gusta menos todo. La música muere sin entusiasmo y el entusiasmo muere sin unos países sónicos debidamente marcados. Ahora ya no soy el pendejo inquieto que devoraba cuanto casete y vinilo coleccionable se me presentaba, que grababa el especial de la radio y lo esperaba con el nervioso dedo atento al REC. Que después se sorprendió con los cassetes regrabados directamente del Vinilo del persa bio bio con una fidelidad celestial con respecto a los cassetes corrientes. Que se gastó lo que no tenia por las Sesiones del señor John Peel. Que adaptó como un carpintero profesional la repisa de cassetes en una nueva para los CD. Ahora se puede llevar todo “nuestro país” , en un ipod, pero ya no interesa, ni el novedoso juego marquetero de Radiohead al comercializar su nuevo álbum sin compañías intermediarias llama la atención. Soy de esos vagabundos que no participa de esos artificiales gestos anti-mercado, de nada nuevo en cuanto a marketing virtual. Solo recojo lo que bota la ola. Bajo música en el tarro de basurero, como lo que puedo y lo demás lo boto.
Cada nueva adolescencia necesita el recreo para poner su música, pero no hay tanta gente como yo que este dispuesta a escandalizarse.
Ya era hora de bajarme de la micro, las adolecentes casi gritando dicen que hoy en la noche se reventaran hasta morir, el bus entero va un poco choqueado, comprendo que es hora de darles una mirada de desapruebo, ellas me miran como satisfechas, como cumpliendo su objetivo. Soy mayor y debo desaprobar los insultos, las drogas y el poquerock. Ellas me miran al pararme y se desconciertan, olvidé que andaba con una polera que había diseñado hace unos días y que sorprendió a las “Vichual”. Olvide por que iba sonriente como idiota todo el camino, había estampado en mi polera la sentencia: “Menos Platón y mas Prozac

4 comentarios:

alfredo dijo...

como cantaba el grupo chile "yhe" mox:
"te pasaste a caca..."

saludos

Coctelmarx dijo...

je je

EDITH dijo...

YO CREO QUE MAS QUE TE GUSTABA TODO.. DESCUBRIAS TODO..
UN CONCEPTUALISTA COMO TU.. HACE ESO.. DESCUBRE UN MUNDO A TRAVES DE LO COTIDIANO..
UN VISUAL.. SIN DUDA..

EDITH dijo...

TAI ESCRIBIENDO MEJOR.. AH.. ESO ES WENO.. AH TOME CLASES DE WORD.. AUNQUE NO LAS USO..