viernes, 15 de enero de 2010

diario







“Necesitamos de la historia, pero la necesitamos de otra manera a como la necesita el holgazán mimado en los jardines del saber”.

Friedrich Nietzsche



Después de esa frase malvada, ¿se necesitará algo más? Hoy descubrí un pintor que hizo vibrar mi espíritu, y estoy contento por eso.
Heine lo expresa muy claro, él, que “no es ni un erudito sino pueblo”. Yo casi ni hablo, mi esperanza futura es ya no hablar más. Ser pueblo.

Thomas Jones (1742 – 1803, la fecha habla por si sola) pudiendo pintar reyes pinta calzones (y si pinta burgueses lo hace con la misma sabiduría con la cual descubre esa pared italiana, pobre, vacía, sin historia, se le enfrenta). Casas humildes . Frontis solitarios que sólo esperan ser deshabitados para volver al granito.

¿Que es la historia?. Esa casa italiana que parece habitada por algo que esta afuera del espíritu.

¿Me equivocaré en mis juicios? probablemente. Un romántico se forma primero en las desavenencias consigo mismo, que luego al afrontarlas, se hacen poesía. De la dicha a la tristeza, esa dirección trágica es más bella que ambos conceptos que esperan inocentes y mudos en los extremos de la vida. La dirección es la poesía no al estado en que se llega.

.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces encuentras cosas como este blog y por un instante, te hacen feliz.
Gracias.
Por tener todo lo que me fascina en un mismo sitio, y que todo parezca más bello.

Me enamoré de tu blog.
Y me intriga tu persona.
:)

Trisstesa.

Coctelmarx dijo...

CIERTO QUE EL HALAGO ES UNA ESPECIE DE SALUDO, DE RECONOCIMIENTO DE UN TRABAJO POR INSIGNIFICANTE QUE SEA , PERO SIEMPRE TIENE QUE QUEDAR COMO UN GESTO SECUNDARIO, LO PRINCIPAL ES CONOCER A SERES HUMANOS QUE ESTAN EN LA MISMA LÍNEA. Por ejemplo compartir un sentimiento , absurdo quizás (como el que sentí anoche mientras miraba un documental de Montaigne , donde por primera vez conocí su castillo, su torre , su habitación- biblioteca donde en las vigas del techo tenía grabadas frases hermosas, bíblicas, griegas, extrañas como: “No decido nada”. Montaigne ¡que hombre! Cada día me interesan más los demás, aunque no se note) . GRACIAS

Ö dijo...

"Yo casi ni hablo, mi esperanza futura es ya no hablar más" me cago en la puta genialidad de esa frase. Como sea.