lunes, 27 de julio de 2009

mueblineses





La triste señora de arriba de mi departamento, (nunca pensé decir mi departamento aunque no sea mío) juega con sus tacos altos , solo para mí , los golpea en su piso que es mi cielo, para distraerme de mi tarea habitual de leer unos pocos versos de algún poeta borrachín del oriente. Ella solo le preocupa desconcentrarme y no solo eso, enfurecerme, pero yo me declaro en Oriente, así que la capacidad de enfadarme es mínima , ella hace todo ese ruido por que quizás quebré un par de botellas el fin de semana. Pero si sólo soy un obrero que “cree” educar (pero no lo hace) y que tiene todo el derecho como todo obrero a emborracharse y comer bien aunque sea una vez al mes. (La Francia marroquí de la película Casablanca se ahoga en alcohol para sobrellevar su humillación y todos le aplauden). Habrá que jugar a la clase media y leerle a los amigos unos versos de Li Po (nunca unos propios). Además este obrero ha dejado el poco ego que le quedaba en la resaca del Domingo.

Escribir sin consideración pulmonar con el lector , un "Finnegans Wake", aunque Joyce sea un genio no es deber del obrero molestado por la señora de tacos reconocer el talento ajeno. Él por su bienestar mental solo debe de vez en cuando, echar a correr la música y hacer como si el mundo no existiese, ¿Pero que le queda al hombre que le irritan los diálogos?, ¿que no cree en la Paideia platónica por muy pedagógica que sea? El monólogo es el licor adolecente que lo mantiene en su asiento imperturbable mientras la vieja azota los muebles en venganza por su insomnio atribuido al poeta Li Po .

Los hombres que buscan el sentido (la búsqueda más idiota de la tierra) solo monologan (como Dostoievski en el sueño de un hombre ridículo) y juegan a que dios algún día les dará la mano y los guiará a la tierra sin sufrimiento. Pero dios tiene las manos ocupadas tapándose la cara, no por desesperación, sino por la simple inocencia del rostro matutino que se lava la cara.

La vieja puede bailar zarzuela si gusta, el poeta imperturbable no lo considera una molestia, sí le molestaría que algún monólogo lo ilusionara como el de Dostoievski con una vida salvada, eso si es mas que un azote de muebles.

Soy amable con los predicadores. Ahora les encuentro razón, son artistas cachorros que sólo quieren un premio. Por la mañana me han dejado un tríptico con la descripción de ese premio. Yo sólo les pido como el viejo escolástico Duns Scotus le decía a Dios : «Creo, Señor, lo que tu gran profeta ha dicho, pero si es posible, haz que llegue a entenderlo». Los medievales no sólo eran sabios sino los bromistas más grandes que esta tierra nos ha regalado.

Termina el zapateo de la vieja, termina el monólogo, el zapateo es el golpe zen que quiere decirme que la iluminación está en la irritación de lo ilógico. Abro el tríptico que me regalaron en la mañana los predicadores, me desespera menos que el cuento de Dostoievski, en una esquinita dice en cursiva: ¿Si un hombre muere volverá a vivir? En alusión a Lázaro. Pero la resurrección de Lázaro es tan irónica como el movimiento de los muebles de la viejecita de arriba, morir dos veces es tan absurdo como la venganza de una vieja haciéndole ruido a un hombre que lo único que disfruta de su vida es el ruido.


2 comentarios:

Jack Delacalle dijo...

Tuve la inesperada voz de la "mismísima vieja" regañando desde arriba y con su escoba en mano y sus ojos enagenados viendo mi encañada faz iluminada, no quise hablarle, no era capaz y poco tenía de sentido pero con la mueca de mis labios retorcidos y mi vista en distracción le dije "váyase a la mierda su vieja culiá y no regrese jamás"... entiendo mi buen amigo Coctelmask que no te irrites con ella, sé que analizas el sonido del amor, los ecos con multiefectos de una serenata esquizofrénica, y además, es solo una "torpe iñora" intentando captar tu atención un mes antes de morir...
un abrazo..
elvercruziladelacalle.

Coctelmarx dijo...

Necesitamos un Crimen "sin" castigo , en una libreria barata y una noche de música.

Este raskolnikov sólo se rasca.