domingo, 29 de enero de 2012

Diario





"Y si no he entendido el amor ¿de qué me serviría entender todo lo demás?..." (Sergio Pitol. El arte de la fuga.)



Para ser ateo hay que ser intelectualmente muy trabajador, entablar una especie de cruzada metafísica, pero como esta solo gira, se contornea pero nunca muere, esa cruzada está destinada al fracaso, tampoco es la negación exclusivamente empírica del científico la que da abasto con la misión. Por su parte el término agnóstico es horrible, se muestra como una suspensión pasiva del conocimiento…no es así, cuando Wittgenstein dice que “de lo que no se puede hablar mejor hay que callar” lo hace sólo al final de su Tractatus…después de toda esa locura lógica…de un trabajo fulminante y activo …Finalmente el creyente puede estar más tranquilo , el creyente solo quiere un padre protector que su inconsciente le demanda con furia…




Me pregunto cómo sobrellevaran las mujeres, cuando se vuelvan ya mayores, la falta de miradas de los hombres, ¿alguien puede advertirlas, enseñarles, prepararlas para ese momento?, lo hombres son gatos vagos que no les destroza completamente que no les miren, lamentablemente nunca han podido vivir de las miradas, eso les resta delicadeza sensual ¿pero ellas?, cuando pierdan ese capital que las impulsa a amar la juventud, ¿que pasara con las mujeres? ¿Quedarse con la mirada “oficial ”? , la única, la que le corresponde (que al fin y al cabo con el tiempo no sirve)…investigo mucho eso, me gustaría ayudarlas pero no sé cómo…




“Mientras tú y yo tengamos labios y voz para besar y para cantar, qué nos importa si algún hijo de puta inventa un instrumento para medir la primavera?..”(E. E. Cummings. Voices to voices, lip to lip)




Si viajáramos en el tiempo no podríamos explicarle a un campesino medieval lo que nosotros conocemos como el “yo” (ojo que él sabe de sí mismo , le duelen las muelas y sabe que se muere, pero eso aun no es un yo) …podríamos tomarnos una semana entera y el no entendería que la “verdad” salga de ahí, el conocimiento, la belleza, dios, la moral, todo desde un centro… ni siquiera se trata de que no pudiese entenderlo, sino que se trataría de algo absurdo para él, es como decirle que en realidad los muebles no se ponen en el piso sino en el techo, por eso la inteligencia consiste en "ver" que la lógica no toca ni piso ni techo...que es estable solo cuando nosotros deseamos cierta estabilidad...



.

3 comentarios:

Jesús Díaz Palma dijo...

El amor es la respuesta por antonomasia, tanto para poetas, como para filósofos; dementes o imbéciles.

Sin amor sólo queda una salida: el infierno.

Hasta el más idiota, cuando llega la hora, trata de ponerse a salvo.

Ya lo dijo Nietzsche <

Jesús Díaz Palma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Díaz Palma dijo...

Dijo: Donde no hay amor, mejor pasar de largo.

Me ha cortado la frase por entrecomillarla en los comentarios anteriores... Pero ya está.