martes, 29 de septiembre de 2009

Diario







Escribir ya me cansa. Si uno no es bueno, por lo menos debería cuestionarse la palabra “bueno” y en eso perder su vida. En TV Vicente Huidobro: héroe de mi adolescencia me parece hoy un siútico, un loco aristócrata emborrachado con las propiedades frescas del lenguaje de su siglo, con la extraña esperanza que genera un paracaídas.

La burguesía es puro placer ciego , rico , alucinante, exquisitamente idiota.



*


Hoy compré en la feria anticuaria de Valparaíso dos libros imperdibles. “Pragmatismo” de William James , que al comienzo cita a Chesterton en una frase inolvidable:


"Hay personas, y yo soy una de ellas, que piensan que la cosa más práctica e importante en el hombre es su punto de vista acerca del universo. Creemos que, si a una patrona, antes de admitir un huésped, le es importante conocer el sueldo que éste gana, aún es más importante para ella conocer la filosofía que él tenga. Creemos también que, si un general en campaña debe conocer el número de tropas del enemigo, aún es más importante para él saber cuál es la filosofía del enemigo. Pensamos que la cuestión no es si la teoría del cosmos afecta a los asuntos, sino si, a la larga, cualquier otra cosa los puede afectar".


Mucha gente de ciencia habla como si su objeto fuese “la verdad”. Las ciencias empíricas son un instrumento eficaz y perfectible. Es falso aquello que no conduce a los resultados que se desean y verdadero lo que conduce al éxito del propósito que llevo a formularse una pregunta.


William James sentó las bases para comprender la experiencia religiosa. Agrupó con mucha astucia dos espíritus diferentes para abordar los problemas filosóficos:

Los llamó espíritus delicados y espíritus rudos . Los primeros son racionalistas (se atienden a los principios ), idealistas, intelectualistas , optimistas , religiosos, indeterministas, monistas y dogmaticos. Los segundos, los de espíritu rudo serian : Empiristas , sensualistas , Materialistas, pesimistas , irreligiosos, fatalistas , pluralistas y escépticos.



Y el gran misterio consistiría entonces, ni mas ni menos, ¡En una dis-posición espiritual!



También compré Soren Kierkeergard “Mi punto de vista”. Está loco pero cercano. Alguien que escribe así tiene todo el derecho a citar a Dios cien mil veces (incluso asociándolo al absurdo) :


“De niño estuve bajo el imperio de una prodigiosa melancolía, cuya profundidad encuentra su justa medida sólo en la igualmente prodigiosa habilidad que tenía para esconderla bajo una aparente alegría y joie de vivre. Hasta donde alcanza mi recuerdo, mi única alegría consistía en que nadie pudiera descubrir lo desdichado que me sentía. Esta proporción (la magnitud igualmente grande de melancolía y de arte de simulación) significa que estaba relegado a mí mismo y a la relación con Dios”.


El viejo vendedor me dice con cara maliciosa: “lléveselos todos” (los treinta libros de filosofía que tenia), yo le contesto “soy capaz”. Me gusta pensar que son robados, hipótesis nada extraña por la desidia económica y física con que el vendedor apilaba y ofrecía tan grandes libros.


Cada día escribo más horrible (si es que alguna vez escribí decentemente, pero al fin y al cabo a todos nos llega el África), No más frases nihilistas. Puro POP. Si viviéramos una guerra a lo menos lanzaríamos un manifiesto de algo. Extraño tener mi “Ismo”.




*


No se tocar ni una tecla del piano por eso la única muestra de conocimiento sobre la música, en el caso de Debussy, es una lágrima.


Toda intencionalidad musical me fue cercenada. Es un castigo por lo demás , encerrado solamente en la sensibilidad , no hay conocimiento. JAMÁS PENSARÍA QUE EL ARTE ES UNA HABILIDAD ¿Pero entonces que es?. Ni idea, el arte me es un territorio ajeno. Imprescindiblemente ajeno. La música, máxima representación de la voluntad, nace también de una voluntad afinada.


*


Envidio la falta de derechos de los animales. Puestos ahí en el presente, aullando y triturando carne de sus semejantes. Hierba de un piso que no los sostiene. Amo la potencia de la biblia antigua, como esos pintores románticos que buscaban en ella cualquier cosa menos verdad. Si abandonamos la verdad todo se presenta estético. No hay termómetros para nuestra civilización, herviremos y explotaremos en la ignorancia máxima de nuestra enfermedad.


¿Que es estúpido el ahora?




2 comentarios:

Huayat . dijo...

Siempre he admirado tu capacidad de lectura, ya que por lo que he podido darme cuenta en tu blog y comentarios en otros blogs, se nota que lees mucho y agudizas en el tema.

"No hay termómetros para nuestra civilización, herviremos y explotaremos en la ignorancia máxima de nuestra enfermedad".

Muy buen verso, no lo pongo en duda y cuestiono, sólo lo disfruto.
Salud-os desde mi incertidumbre mental.

CISNE ABYECTO dijo...

NO SE CANSE,,, NO SE CANSE,,, HAY DEMASIADAS RAZONES PARA QUE NO SE CANSE,,, QUIERE UN ISMO,,, HAGALO POR HUMANISMO :(