martes, 11 de noviembre de 2008

Notas de sentimientos que se pensaron exclusivos



Hay sentimientos que de tan íntimos no se pueden comunicar, sólo se exhiben internos , mudos y locos en nuestro fondo que se regocija solitario. No hay pie para el relato o escritura , pero a medida que pasa el tiempo esa perspectiva casi privada de la sensación se vuelve teoría , uno se da cuenta que es un sentimiento común del espíritu humano , ¡ya no es un sueño sino una estructura!

De niño me sorprendía el extraño placer de sentir la lluvia en los techos de invierno, mas aún ese placer se multiplicaba si el ropaje y la guarida eran mas firmes , la casa arropada pedía y multiplicaba el deseo de una tormenta más enérgica.

Con sorpresa veo que ese sentimiento infantil casi sin importancia ya había sido sentido, poetizado, algo incomunicable ya se había comunicado.

Baudelaire describe en sus “Paraísos artificiales” este hecho, siente el aumento de valor de intimidad cuando una casa es atacada por el invierno, igualmente describe a Thomas de Quincey encerrado en el invierno mientras lee a Kant ayudado por el opio. La ropa y el candor de la guarida interna exige una naturaleza exterior feroz, cuando la casa se llena de valor puede azotar cualquier tormenta, es más la casa y el ropaje son los responsables de “la medida” de la tormenta, tal como el yo es la medida del mundo. La fuerza de la vida estriba en la medida de su invierno, es como la vida recibe lo externo y como el sentido sale de ese calor, el sentido de la tormenta se crea desde ese calor.

Al cuerpo hay que mantenerlo tibio, no se puede huir a la “posibilidad”. No hay azotes amenazantes para el que ha construido una gigantesca aceptación como casa. No hay más allá más que ese ropaje tibio, de opio humano, que sólo desea que venga la naturaleza para medirla , no para negarla.


*


Ni Dionisio ni Apolo sino un Dionisio para Apolo , que todo viene a hacer una preparación, una cocina del ser, que sólo entre ambas energías nazca un hombre , el “para” representa el sí a la vida.

Como el cuerpo es para la luz, -sino de luz moriríamos- la forma , la mesura se instala y se yergue en la desmesura . Irracionalidad , maldad, fealdad, sufrimiento: ¿Adonde fueron a parar? Exiliados por la nova scientia y la virtud. Hay que rescatar el sufrimiento para no sufrir. Llamar a los exiliados , esa es la vida .


*


Los amantes del mundo no vuelan, escavan. Retornan no huyen.


*


¿De adonde surgió este milagro del pensar?

Surge de la rebelión del absurdo pero también de la desconfianza, la poca coherencia del mundo.

Sí, el sentido esta afuera dice nuestro sentido interno, que poca coherencia tiene el caótico corazón humano, no soporta a su amante , en el fondo no soporta la verdad.

El gran temor ha sido disfrazado de saber, lo único que uno debe hacer es ser participe de una casta de médicos locos, sólo en busca de síntomas, jamás de curas.

El amor es un odio a lo general, ¿quiere el amor actuar sin objeto? (el odio es ira inveterada dice Cicerón), la ira es odio sin objeto, La historia y la naturaleza son los suelos inmorales que demandan un mandato, un orden aunque sea de artificio, crear es destruir. Todo se explica por la contemporánea y problemática resistencia a la nada.




6 comentarios:

Malú dijo...

Hola...nunca fuí muy buena con la filosofía y aunque debí leer dos veces tu texto para poder entenderlo mejor, el comienzo me gustó mucho. Igual, capaz que todo lo que diga no tenga nada que ver con lo que querías decir...pero ahí va. Desde aquellos sentimientos que de tan íntimos y guardados secretamente; con el tiempo se van convirtiendo en un común de todos.
No somos los únicos que giramos en este mundo, ni tampoco las cosas que nos suceden en la vida, son más pesadas de lo que somos capaces de soportar...
Muy interesante.
Malú

Coctelmarx dijo...

No hay misterios no soy filósofo , mi única misión es decir SI a la vida , ¿fácil no?
¿pero te das cuenta que a tu alrededor la gente quiere irse? , volar , reencarnarse y toda esa mierda , el mundo necesita de valientes que enfrenten el dolor.
CONFÍA EN LOS QUE DICEN SI
LOS QUE NIEGAN SON RESENTIDOS……

Malú dijo...

yo creo que no es tan así...no es que la gente sea resentida (las hay, es cierto). Pero todos buscamos cosas. Yo me considero una busca...a veces ni sé lo que busco, pero busco. Y también le digo si a la vida. Me encanta vivir, disfrutar la vida, de la vida, con vida...atenta a todo. Con los cinco sentidos puestos en ella. Pero, también he pasado por momentos en que he precisado un bastón, buscar algo en qué apoyarme. Porque soy de sufrir, llorona de natura, le hago frente al dolor, no salgo corriendo, porque es necesario a veces sufrir para crecer. Quien diga que nunca ha sufrido es un farsante.
No soy religiosa, aunque me gusta ir a la iglesia a oir misa. Pero es algo que me nació por una necesidad de sentirme cercana con afectos que amo y que ya no estan conmigo. También he hecho reiki, yoga, medito a diario...pero de nada sé un montón, sólo toco de oído y por necesidades personales simplemente.
No sé si existe otra vida, ni si reencarnaré en un gomero, un perro o un pez...yo sólo creo que está bien no hacerse tanto problema con las cosas, no quedarnos pegados sin avanzar. Aunque como mujer, es medio complicado. Los hombres siempre son más prácticos, no dan tantas vueltas...mira todo lo que he escrito y te das cuenta. Saludos.
Malú

elver cruzila dijo...

Quedamos esperando la respuesta de nuestro Sí, a la vida ¿¿fácil no??... siempre he creído que eres un buen artista, escribiendo, fotografiando, creando lo que sea, viendo la vida. Ya veo a una persona mayor...asumiendo problemas, carencias, ansiedades..enfrentando...
me alegra mucho saber que estás bien..
un abrazo hermano.
elver cruzila.

Coctelmarx dijo...

Nací viejo y me he vuelto joven, nací con respuestas y ahora me ahogo en preguntas, nací con fe ahora no me sujeta nada, crisis total. No hay arriba ni abajo, ni al lado, a pesar de todo lo terrible de ese descubrimiento, es el gran camino, la crisis de buda pero sin ampolletas que iluminen, el dolorcito en el cuerpo. No hay más. Sí a la vida en el sentido trágico Nietzscheano, no es un sí optimista ingenuo, es un sí a lo oscuro, a lo malo, a lo oculto. Como los antiguos : Amor a la fatalidad.

Coctelmarx dijo...

Malu: no hablo del resentimiento en su acepción común, como un estado de ánimo, sino como una decadencia de una civilización completa que adopta una tradición lenta, gastada y flagelante, que huye e inventa sistemas de escapadas ya sea en filosofía o religión, que a través del sistemático deseo de llegar al otro mundo descuida lo "verdadero", lo único que esta bombeando fuerza, la vida, y esta se asume con todo lo temible que tiene y no solo con lo bello que inventamos que tiene. El resentimiento es un giro del centro gravitacional del hombre desde “el cuerpo” (entiéndase esto como un concepto integral y no sólo orgánico) hacia lo temeroso y flotante como es el otro mundo. El más allá ya sea platónico y judeocristiano. La empresa es temible, esta lejos de ser un safari de placer, da escalofríos no tener horizonte, se ha borrado. No es lo que se desea, esta mas allá del deseo, sino lo que se sintomatiza.